REPORTAJES

Ayutla, el montaje de Héctor Pablo agrava la falta de agua

Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva se ha vuelto el artífice de una obra con la que el Gobierno del Estado pretende evadir la ley, un pozo de 75 metros con el que la Comisión Estatal del Agua dice zanjar la agresión por la cual la comunidad mixe de Ayutla lleva más de tres años sin el vital líquido; pese a que un juez ordenó rehabilitar el sistema del paraje El Manantial, destruido por hombres armados de Tamazulápam en junio de 2017, el gobierno estatal ha decidido gastar 4.5 millones de pesos en una obra que parece encaminada al fracaso

Alonso Pérez Avendaño

SAN PEDRO Y SAN PABLO AYUTLA, OAXACA.- Una solución histórica que resultó en el fiasco de siempre. San Pedro y San Pablo Ayutla lleva hasta este 12 de diciembre 1,285 días sin agua potable, desde que los vecinos de la agencia Tierra Blanca, perteneciente al municipio de Tamazulápam del Espíritu Santo, dinamitaron el tanque que por 30 años alimentó el sistema de agua potable de esta comunidad mixe de 3,600 habitantes. Ese episodio, ocurrido el 6 de junio de 2017, cuando hombres armados de Tamazulápam atacaron a pobladores de Ayutla y destruyeron su sistema de distribución, se ha conocido internacionalmente gracias al activismo de mujeres y autoridades de este pueblo; las voces de organizaciones de derechos humanos nacionales y extranjeras, de periodistas, de escritores como Emiliano Monge y Juan Villoro y de decenas de miles de personas se han sumado en una exigencia: #AguaparaAyutlaYa. Las voces no han sido escuchadas por el Gobierno de Oaxaca que además de la omisión, la manipulación y la simulación ahora apuesta a la confrontación contra los pobladores.

La última pieza que se ha sumado a este engranaje oficial es el político saltimbanqui Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, quien se ha erigido en el defensor a ultranza de una simulación. El pasado 4 de diciembre, el exdirector de Liconsa llevó al gobernador Alejandro Murat Hinojosa a un acto público de invitación restringida en el municipio de Ayutla. En un montaje publicado en redes sociales, el excandidato a senador por la alianza PAN-PRD, autoexiliado y regresado a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), va de traspié en traspié para enaltecer la obra que con un costo de 4.7 millones de pesos promete “regresar” el agua potable a Ayutla.

El paraje El Manantial, la fuente primigenia para el abasto de agua en Ayutla.

“Es un momento histórico”, comienza diciendo el funcionario que asumió como director de la Comisión Estatal del Agua  de Oaxaca (CEA) el pasado 7 de mayo. “Por fin tenemos agua”, continúa. “Este pozo que es el primero en su tipo y el único en la Sierra Norte”. “Va a dar un abastecimiento de cuatro litros por segundo”. “Lo que nos va a permitir dar agua suficiente a más de 3 mil personas en esta comunidad”. Hechos que presume el funcionario que no debieran presumirse, verdades que se vuelven incomprensibles y afirmaciones sin sustento en su dircurso.

Primero. “Histórico” el momento porque, a espaldas de la comunidad, sin el consentimiento del cabildo, se presenta una obra que no cumple con las expectativas de la comunidad ni con los mandatos judiciales. “Por fin tenemos agua”, “por fin” después de que la comunidad exigió al Gobierno del Estado de Oaxaca por más de tres años que garantizara el derecho humano al agua. No dice, sin embargo, que la obra que presumen como inaugurada es solo un pozo que hasta hoy carece de un sistema de distribución para la comunidad. Una verdad hubo en el discurso, el pozo efectivamente es “el primero en su tipo y el único en la Sierra Norte”, una de las regiones con mayor disponibilidad de recursos hídricos en Oaxaca donde obras como la que ejecuta la dependencia a su cargo son innecesarias pues los sistemas de distribución se nutren de afluentes de ríos, de nacimientos de agua o, como en el caso de Ayutla, de manantiales que proporcionan mucho más que cuatro litros por segundo. Hasta la ocurrencia de Ramírez Puga Leyva nadie en esta región habría perforado 75 metros de un cerro sagrado para buscar agua. La duda se hace fuerte entre los pobladores, la incongruencia señalada sin embargo no encuentra respuesta por parte de las autoridades estatales.

“La pregunta aquí es ¿por qué el gobierno de Alejandro Murat invierte 4.7 millones de pesos en un pozo profundo, de aproximadamente 75 metros en lugar de invertir en este manantial, que sí garantiza nuestro sistema de agua potable. Nosotros tenemos más de 30 años bebiendo de este manantial, hace más de tres años nos fue despojado, el gobierno estatal tuvo tres meses para reconectarnos, para hacer justicia, no lo hizo y ahora, en menos de un mes, el gobernador se compromete a darnos agua de ese pozo cuando ni si quiera hay infraestructura hidráulica”, reclama Rocío Peralta Hernández, habitante integrante del comité en defensa del agua de Ayutla.  

La simulación

Otro video se suma al montaje y a la simulación con el que el Gobierno del Estado pretende generar la idea de que el problema del agua está resuelto en Ayutla. Con 1 minuto 43 segundos una voz sobre las imágenes pronuncia: “El Gobierno del Estado que encabeza Alejandro Murat tomó la decisión de atender y resolver la problemática del agua potable y así hacer justicia a los habitantes de este lugar”. La justicia es exactamente lo que con la nueva obra el gobierno estatal evade.

El pasado 30 de julio, Amado Chiñas Fuentes, juez tercero de distrito de Oaxaca, resolvió el juicio de amparo 297/2017 en el que ordena tanto al gobernador como a la Comisión Nacional del Agua “adopten las medidas urgentes e indispensables a fin de garantizar el acceso de los quejosos al servicio de agua, y realicen la reconexión del agua que emerge del manantial ubicado en el paraje denominado El Manantial para abastecer de agua a la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla”. RECONECTAR EL AGUA DEL MANANTIAL es la orden judicial. Construir otra obra no implica cumplir la ley.

El mismo video explica que la primera parte de la obra, el pozo de 75 metros, para el cual se gastaron 1.5 millones de pesos, está concluida y resta la instalación de tres líneas de distribución de agua potable, con una extensión de 3,184 metros lineales, de los cuales, tres meses después de haberse iniciado el proyecto ninguno está instalado. También se construirá un tanque de regularización de 30 metros cúbicos, del cual hasta el 10 de diciembre, contaba apenas con la instalación de varillas y cimentación.

“Con una inversión de 3.6 millones de pesos, el agua llegará a los hogares de San Pedro y San Pablo Ayutla. El nuevo pozo surtirá a tres tanques de almacenamiento y funcionará con energía limpia producida por 60 páneles solares”, se escucha en el video.

En esta parte las dudas de los habitantes de Ayutla surgen como el río, sin respuestas que las contengan. Las condiciones climatológicas de la Sierra Norte parecen no haber sido tomadas en cuenta. Tanto el calor como el frío son incógnitas sin resolver que disminuirán la posibilidad de éxito de esta obra.

“Cómo van a hacer trabajar esos páneles solares, trabajan con el sol y están viendo que ahorita no entra ni el sol, hay neblina. También, ahorita hay agua aquí, porque hay lluvias, pero en tiempo de calor esto se va a secar, no va a funcionar para abastecer al pueblo. Esto no tiene nombre”, expresa otra de las habitantes de Ayutla que conforma el comité de mujeres que se ha encargado de denunciar las condiciones en las que se encuentra la comunidad.

No hay entonces tubería para distribuir agua, no hay tanques para almacenarla, no hay tampoco garantía de que en tiempo de calor surjan 4 litros por segundo, no hay garantía de que los 60 páneles solares -ninguno colocado hasta ahora- puedan ser alimentados si aparece la neblina. Lo que hay es un pozo que después de la demostración de que surgía agua fue tapado con cemento, así continúa hasta hoy. La obra, según la oferta del gobierno estatal, será entregada antes del 31 de diciembre.  

Confrontación y ataques mediáticos

Las dudas y reclamos de la población no han hecho sino enfurecer al director de la CEA, quien a través de redes sociales –que bajo los criterios del Instituto Nacional Electoral califican como recursos públicos al ser usados por un funcionario público- ha denostado y retado a los pobladores de Ayutla. Uno de sus blancos predilectos ha sido la activista y lingüista mixe Yásnaya Elena Aguilar Gil.

Irene Hernández, la primera presidenta municipal de Ayutla.

“La invito cuando usted guste a su pueblo para que vea la capacidad de aforo del nuevo pozo y sea testigo de los trabajos de rehabilitación de la red de agua. Deje Ud de lucrar políticamente y trabaje con su comunidad y con su gobierno para solucionar el problema”, le escribió el funcionario en un tuit desde su cuenta @HectorPablo_. El mensaje, criticado en redes sociales como un acto de agresión política, fue retuiteado por la Vocería del Gobierno del Estado de Oaxaca pese a confrontar y acusar a una ciudadana.

Entre las preguntas que le regresaron al funcionario por este mensaje se encuentra: “Yo soy de Ayutla y tengo una  pregunta para usted. ¿Por qué decidieron buscar un pozo profundo que aún no surte de agua en lugar de reconectarnos a nuestro manantial que sólo requería rehabilitación de tuberías?” No hubo respuesta.

La lingüista denuncio además en su cuenta de Twitter @YasnayaEG, que fue hackeada a raíz de las denuncias contra la simulación del gobierno estatal, una campaña de hostigamiento contra periodistas. “Diversos periodistas de Oaxaca me cuentan las presiones que han recibido del gobierno del estado para no publicar la simulación del gobernador en Ayutla. Qué se puede esperar cuando el encargado de la Comisión Estatal del Agua fue el vocero de Ulises Ruiz. Y sigue el acoso”, escribió.

Yásnaya suma a su favor un logro con el que no cuenta Ramírez Puga Leyva: tener una carrera exitosa en los medios de comunicación. Especialista y defensora de las lenguas indígenas, se ha convertido en una presencia incontrovertible en medios de comunicación nacionales e internacionales como el diario español El País y la revista colombiana de periodismo narrativo Gatopardo, donde periódicamente publica columnas de opinión y crónicas.

El pozo de 1.5 millones de pesos carece de conexión a un sistema de distribución.

A Yásnaya, a diferencia de a Ramírez Puga, el pueblo de Ayutla la respalda. “Por si no lo sabe, ella aquí creció, aquí vive. Yásnaya es una persona preparada, es una lingüista preparada que nosotros avalamos, gracias a Dios estudió, con sus propios medios, ella está defendiendo a su comunidad, no puede saber más una persona extraña, ajena a nuestra comunidad”, expresa Irene Hernández de Jesús, la primera mujer que se convirtió en presidenta municipal de Ayutla y una de las voces con más autoridad en la lucha por el agua de esta comunidad. 

“Todos los que estamos aquí conocemos y sabemos más de los problemas de nuestra comunidad y nuestro sentir. Lo que está haciendo el gobierno es un montaje, una simulación, seguimos en pie hasta la reconexión del manantial y el cumplimiento del mandato judicial”, agrega.

0 comments on “Ayutla, el montaje de Héctor Pablo agrava la falta de agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: