En el Mercado de Abasto, Alejandro Murat Hinojosa, “el gobernador del pueblo”, se toma la foto y se va

Miguel Ángel Maya Alonso

Una visita exprés del gobernador Alejandro Murat Hinojosa al Mercado de Abasto de Oaxaca, posterior al incendio que arrasó con al menos 150 locales comerciales, provocó la ira de los locatarios, pues literalmente, el mandatario estatal, se tomó la foto y se fue.

Ni el breve mensaje, en el que se comprometió a destinar 100 millones de pesos para el Proyecto Integral de Rehabilitación de la Central de Abasto, el cual contempla en una primera etapa los trabajos de restitución del sistema eléctrico, drenaje y agua potable, aplacó el enojo de los comerciantes, quienes bloquearon el Periférico y calles aledañas.

El fuego, cuyo poder hizo cenizas la mercancía y los sueños de los locatarios, y que fue controlado durante la mañana, renació en los ojos de las personas que pedían atención de un gobernador que le teme a un baño de pueblo.

Con lentes industriales y cubrebocas N-95, el sueño de todo médico o enfermera, Murat Hinojosa reconoció y agradeció el trabajo realizado por elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos, de Seguridad Pública de Oaxaca, de Protección Civil, de la Secretaría de la Defensa Nacional, de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado, así como de las y los locatarios, quienes sumaron esfuerzos para controlar el fuego.

A su izquierda estaba Oswaldo García Jarquín, presidente municipal de Oaxaca de Juárez, otro de los grandes ausentes durante la contingencia, y quien, al estilo del gobernador, huyo del lugar luego de posar ante las cámaras.

El secretario de seguridad pública, Raúl Ernesto Salcedo Rosales, estaba a la derecha del gobernador, este sí estuvo en el incendio, pero a decir de los comerciantes, más que ayudar, sólo estorbó.

Pronto, la protesta se salió de control para los comerciantes, pues una tienda comercial localizada en Avenida Central fue saqueada, además de que los asaltos a transeúntes se hicieron presentes. “Ustedes no perdieron nada”, le dijo una comerciante a otra, cuando los locatarios de las bodegas se acercaron a pedirles que quitaran el bloqueo.

“Nos vamos a sumar a una tarea que hoy emprendemos, para rehabilitar este emblema de la ciudad y uno de los lugares más importantes de las familias oaxaqueñas”, declaró Murat Hinojosa frente a las cámaras, mientras los afectados recogían los restos de lo que fueron sus productos.



Categorías:LOCAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: