“No trabajen gratis amigos”, dice artista que explota contra galería que le pide trabajar sin remuneración

Rodrigo Islas Brito

“Paguen desgraciados, se dicen divulgadores de arte y no entienden la importancia y reconocimiento de nuestro trabajo. No trabajen de a gratis amigos. Ya no, ya estuvo bueno”, expresa la joven artista mexicana Laura Arredondo (Maga) en su red social en una reacción que nunca esperó la galería de arte “Daniela Elbahara” ubicada en la colonia Condesa de la Ciudad de México, cuando le pidió a la nativa del Estado de México que realizará en su fachada una obra por la cual no le iba a pagar nada más que el material con el que la iba a realizar, o en una de esas el transporte, y ya si la cosa iba bien, quizá alguna comida.

Maga no solo no accedió al trato de trabajar por nada en tiempos de la severa crisis económica y sanitaria corona vírica que hoy azota al país, sino que posteó en Facebook la conversación electrónica en la cual la dueña de la mencionada galería con un catálogo de artistas emergentes en la cual casi la mitad de ellos son extranjeros, le expresa a la autora de una obra callejera con cuatro años de vigencia en las calles de la CDMX, que no se está viendo nada “sensible, inteligente ni educada” con su negativa.

La galerista le expresa a la artista que no tiene ni la escuela de arte, ni las expos ni las muestras para ponerse en ese plan, resaltando que existe mucha gente esperando la oportunidad que a ella le han dado. Incluso la galerista le dice a Arredondo que la obra que le está pidiendo como especie de corolario cercano y validador para la expo apropiadora de símbolos políticos “Así luce la democracia” que la galería ha llevado a cabo del artista estadounidense Jim Ricks, es la misma que ella realiza subrepticiamente por las paredes de la ciudad, razón por la que asegura no entender las ganas que la artista muestra en cobrarle por hacer su trabajo.

Al respecto, los conceptos que la joven entrevistada también activista feminista punk, da como respuesta, son concisos. “Defino todo ese argumento como una mentira. Una galería debe tener conciencia social, una labor, pensamiento crítico, ver más allá que la sociedad y difundir su labor. Además de que justo en estos momentos me parece absurdo seguir normalizando la explotación”, argumenta la autora con su historia bajo el brazo de pintas y pegas callejeras, coloridas, sexuales, juguetonas y estridentes con rostros de mujeres y personas trans, siempre protagonizando con el propósito de visibilizar sus luchas y la violencia constante que ambos grupos sufren en una dinámica de agravio que cada vez nacionalmente se va estrechando más.

“El pegar en la calle me permite llegar a contextos en donde no se conoce todo esto, donde muchos no tienen acceso a las expresiones artísticas. Quise dar a conocer lo que pienso y creo y el único lenguaje que conozco es pintar y dibujar”, expresa la artista sobre su trabajo.

Cambiar paradigmas

Como antecedentes de su proceder con la citada galería, Arredondo cita el pasaje de la clásica novela de Charles Dickens, Oliver Twist, donde el niño huérfano homónimo se le ocurre decir un “quiero más” con su vacío tazón de sopa en la mano en el comedor de huérfanos de un hospicio, donde lo tunden a golpes, insultos y encierro por su atrevimiento. 

O aquella parte de la historia donde un joven mujer afroamericana llamada Rosa Parks tuvo el coraje en 1955 de no moverse en un autobús de la zona reservada solo para blancos en algún lugar del medio oeste norteamericano, lo que la llevó a ser arrestada en un hecho que a la postre desencadenaría una de las más importantes luchas de la historia por el respeto a los derechos humanos.

“Hay momentos de ya no más, creo que como están las cosas esos momentos son ahora.  Normalizar el hecho de no pagar en un tiempo en que todos empezaremos a tener más necesidades que nunca, donde ya no podemos vivir de gratis, no está bien, Se nos tiene que respetar como cualquier trabajador”, argumenta la también estudiante de derecho sobre su labor creadora. Juzga que un sistema así solo se mantendrá hasta que los artistas de diferentes ámbitos sean conscientes del poder de su propia colectividad.

“Deberíamos darle un escarmiento a todos esos agentes culturales que no deseen pagar lo justo o de plano no quieran pagar nada. No podemos seguir dándole el poder a esta gente y no a nosotros”, declara la artista pronunciándose por la creación de espacios autogestivos “con los cuales podamos crear nuestro propio juego y a ellos dejarlos a la deriva”, apunta Laura.

“Hacer consciente a la sociedad que consume obras, arte, dibujos, música, de a quién realmente es a quien consume, quién está detrás de todo esto y ayudarnos entre todos. Pero nada de esto cambiará si todos nos mantenemos inertes, estoicos, fríos, asustados”, aquilata Arredondo.

Considera que aún con todo el vendaval de pandemia y creciente crisis económica que hoy acontece tenemos tiempo de concientizarnos a nosotros mismos sobre la necesidad de no ser explotados. “La verdad es que no hay tiempos ni peores ni mejores para un día decir que no vas a seguir siendo explotado. Un día sólo lo haces”, define la artista asegurando que lo suyo nunca será el vivir como monarca

“Vamos a vivir con todos los límites y así seguiremos creando porque a eso nos dedicamos, por una necesidad natural de estar vivos, somos esto. Crearemos con lo que podamos, aguantaremos con los que nos compren, contaremos nuestras monedas. Y ante todo eso la necesidad de no seguir regalando nuestro trabajo se vuelve imperiosa”, asegura la entrevistada.

Hacer espacios propios, la opción

Mago llama a las personas que se dedican a lo mismo que ella a dejar atrás a las galerías explotadoras, a hacer espacios propios, a exponer entre todos, a quitarles el poder a quienes lo detentan y hoy más que nunca anuncian que no han de soltarlo.

“Que ya no sean ellos los que mueven las obras. Debemos hacer nuestras propias galerías, nuestra propia difusión”, receta la artista llamando a otros artistas a difundir quién realmente respeta su trabajo, quién paga lo correspondiente y trabajar con ellos.

“Sí creo que aún no se ha tomado la urgente decisión de ya organizarnos. Se ha dejado pasar mucho tiempo. Debemos de plantear estrategias para sobrevivir en estas vicisitudes, dialogar con el gremio, movernos. Estamos cansados de no estarlo consiguiendo, pero tenemos que seguir y buscar propuestas”, declara la joven Laura Arredondo, cuyo rostro se guarda mucho de mostrar en su trabajo.

Cabe destacar que la problemática descrita entre la galería y galerista Daniela Elbahara y la artista se da en un momento en el que la misma galería también ha enfrentado una polémica en la mencionada expo de Jim Ricks, luego de que el estadounidense pintara en la misma fachada del lugar donde luego invitaron a trabajar gratuitamente a Laura, una serie de calcas de las pintas de marchas de feministas hechas por mujeres mexicanas en su lucha por no morir en el Ángel de la Independencia, lo cual colectivas feministas no dudaron en calificar como desafortunado turismo chick algo que la Galería presentó como un auténtico acto democrático hecho por un artista estadounidense que ya no quiere que Donald Trump siga siendo su presidente.

“No sé si han mandado a sus amistades para doblegarme o si ha sido por iniciativa de ellos, pero si he sentido una reacción en mi contra. He recibido mensajes en donde hablan de que yo me estoy aprovechando de la situación, que no tiene nada de malo que las galerías nos exploten, porque el artista tiene la elección de decidir si trabaja sin remuneración”, comenta Laura, ponderando que este argumento tiene mucho de buscar aprovecharse de la necesidad de reconocimiento del mismo artista.

“Estamos entrando a momentos que ya de por si estaban complicados. Por lo que quienes nos dedicamos al arte debemos darnos cuenta de que ya no podemos estar en la competencia de a ver a quien le lavan más rápido el cerebro”, suelta la joven artista.

Dice que el viaje de hora y media en estrecho transporte público que tarda en llegar a la Ciudad de México desde Tecámac, Estado de México, en plena contingencia sanitaria de Covid-19 estallando en el país, le plantea un mantra que últimamente se repite a diario: “ya no más”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s